lunes, 4 de octubre de 2010

LOS JÓVENES DE HOY.

Faltaban dos cuadras y me bajaba. Por fin. Cansada, con una mochila pesada y apretujada. En una palabra: torpe. Estaba torpe. Y cuando estoy torpe viajar no me hace bien. Había tanta gente, tanto peso, tanto todo. Todo menos silencio. Estuve a un pelo de pasarme. Me moví rápido para tocar el timbre y sin querer choqué a una mina. Me di vuelta y le dije "uy, perdón". Con toda la onda fui, si no quise llevármela puesta. ¿Qué hizo la vieja chota esa? Me miró con un gesto de "AH, pendeja" y me revoleó los ojos. A VER, VIEJA DESUBICADA: te pido perdón con buena onda y me respondés asi? NI SIQUIERA ME RESPONDISTE. Me miraste con asco. CON ASCO. Gr. Te hubiese puteado tanto, la puta madre. Te lo merecerías. ME ESCUCHASTE. Me escuchaste y me miraste.
"Que los jóvenes de hoy", "son todos unos vagos", "solo les interesa ponerse en pedo y no respetan a los adultos". Tantas quejas, tanto blabla, tanto chusmerío barato. Nadie se puso a pensar que a veces los adultos son más desubicados que los pibes? Porque DALE, es algo tan simple como esto. Te molestó que te chocara? Sí, bueno yo tambíen quisiera tener todo el bondi para mí sola. Todo en la vida no se puede, y con los años que tenés me parece que deberías haberlo aprendido. Si yo me hubiese callado SEGURO hubieras dicho "ah, los mocositos de hoy" ¿LOS MOCOSITOS DE HOY QUÉ? Son todos vagos y sin embargo se la pelean al bigotín ese facho.

Bueno, quizás me dejé llevar. El punto es: los pendejos de hoy parecemos ser un tabú. Bueno, solo para que sepan: NO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario