jueves, 28 de octubre de 2010

¿Con cuántas cosas sentís que no podés parar? Que una vez que empezás el círculo vicioso te va a encerrar. Y lo peor (o lo mejor) es que no te importa. Es más, te encanta. Te dejás encerrar casi con felicidad, esperando con ansias volver a eso que te hace girar. Y te rodeás de eso que con lo que todos dicen que tenés que parar. Pero los otros no cuentan, ahí son solo vos y tu vicio. Mejor dicho, tu vicio y vos.

Te importa un carajo y salís del círculo. Dejás el círculo vacío, y lo que te encantaba llorando. Lo mirás con cansancio, y casi por obligación y te vas. Sin círculo y sin vicio.

viernes, 22 de octubre de 2010


Life is faster than sound.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Se te cae la piel. Seca, totalmente seca. Te secaste. Y sonreís como nunca sonreíste antes. Seca por fuera. Por dentro quizás un poco más mojada, bañada en lo que ya no te queda. Pasa que tenías una reserva escondida. ¡Ay, guacha, qué bien la hiciste! solo para vos. Y movés tu mano sin piel para señalar. Y con tu boca llena de grietas criticás. Te secaste por tu propio ácido. Nunca supiste entender que no era bueno. Es que todos tenemos ácido, sí, pero vos superás a cualquiera. Criticás. Criticás y humillás. Eso te encanta. Te encanta pero te seca. Y te mirás al espejo y te ves completa, te ves hermosa, te ves hidratada. Pero estás seca. Y cuanto más te secás mejor te ves y mejor te sentís. Llegás a amarte. Y la piel a tu costado cruje. La pisás y grita. La pisás y llora. Vos sonreís. Y el ambiente se vuelve ácido. Todos empezamos a secarnos, y eso podés verlo. Nos ves secarnos y nos hechás la culpa. Pelotudos, idiotas, imbéciles. Cuanto más nos ves secándonos más te gusta estar hidratada. Hasta que te das vuelta y te ves seca. "pelotudos, idiotas, imbéciles" nos hechás la culpa.

lunes, 11 de octubre de 2010

Y con esa fuerza, la bronca. Salpiqué de pintura y con esas gotas mi descargue. Sacudí el pincel enojada, liberada y tranquila. Me sentí tan bien. Y eso que estaba con luces pobres. Manché cosas y dejé salir todo, maltratando mis manos con una sonrisa colgada. No tuve que hablar. Graciso, ¿no?

lunes, 4 de octubre de 2010

LOS JÓVENES DE HOY.

Faltaban dos cuadras y me bajaba. Por fin. Cansada, con una mochila pesada y apretujada. En una palabra: torpe. Estaba torpe. Y cuando estoy torpe viajar no me hace bien. Había tanta gente, tanto peso, tanto todo. Todo menos silencio. Estuve a un pelo de pasarme. Me moví rápido para tocar el timbre y sin querer choqué a una mina. Me di vuelta y le dije "uy, perdón". Con toda la onda fui, si no quise llevármela puesta. ¿Qué hizo la vieja chota esa? Me miró con un gesto de "AH, pendeja" y me revoleó los ojos. A VER, VIEJA DESUBICADA: te pido perdón con buena onda y me respondés asi? NI SIQUIERA ME RESPONDISTE. Me miraste con asco. CON ASCO. Gr. Te hubiese puteado tanto, la puta madre. Te lo merecerías. ME ESCUCHASTE. Me escuchaste y me miraste.
"Que los jóvenes de hoy", "son todos unos vagos", "solo les interesa ponerse en pedo y no respetan a los adultos". Tantas quejas, tanto blabla, tanto chusmerío barato. Nadie se puso a pensar que a veces los adultos son más desubicados que los pibes? Porque DALE, es algo tan simple como esto. Te molestó que te chocara? Sí, bueno yo tambíen quisiera tener todo el bondi para mí sola. Todo en la vida no se puede, y con los años que tenés me parece que deberías haberlo aprendido. Si yo me hubiese callado SEGURO hubieras dicho "ah, los mocositos de hoy" ¿LOS MOCOSITOS DE HOY QUÉ? Son todos vagos y sin embargo se la pelean al bigotín ese facho.

Bueno, quizás me dejé llevar. El punto es: los pendejos de hoy parecemos ser un tabú. Bueno, solo para que sepan: NO.