domingo, 12 de septiembre de 2010

Se pierden los contornos cuando girás.
Desaparecen y todo se mezcla.
Y parecen ser una sola cosa.
Empezás a sentirte mal, mareado.
Pero ya te enviciaste, tenés que seguir.
Y vas cada vez más rápido, más fuera de vos.
Quizás de vez en cuando te fijás en un poster, pero después volvés a perderlo.
Te sumergís de nuevo en lo que se volvió tu alrededor.
Querés parar.
Tarde, te dejaste llevar como para no volver.
Y no volviste.

1 comentario:

  1. Si no volvió, no sabe de lo que se pierde. Te extraño. Te quiero.

    ResponderEliminar