viernes, 23 de abril de 2010

No existe una escuela que enseñe a vivir.

¿Por qué es siempre lo mismo? Una sigue y sigue teniendo las mismas actitudes de mierda que odia. Las que quiere dejar afuera. Y cuanto más afuera tuyo las querés, más te invaden el cuerpo. No lo podés evitar. Surgen cuando menos las necesitás y te siguen a todos lados.
Soy celosa. Muy. Quizás más de lo que debería, o de lo que querría. Pero lo soy en un sentido medio extraño. Mis hermanos, amigos y demás son intocables por otros conocidos y/o amigos mios. Es mucho más complicado que eso. Yo me entiendo. O mejor dicho, no, no me entiendo. Me vuelvo bruta. Me pongo de un malhumor insoportable y considero seriamente matar a esa persona. Sí, asi de celosa.
Ahora, hay momentos y personas que realmente se merecen mis celos incómodos. Y otros que NO se lo merecen. Alguien puede decirme y/o responderme

¿para qué carajo necesito yo sentir esto?

2 comentarios:

  1. porque cada uno tiene las cosas que le molestan de uno. se que vos ves esos defectos, pero creeme, los demas solo vemos las virtudes que tenes marita. te amo mucho mucho, y olvidate de los celos, son parte de la vida de cualquiera.

    ResponderEliminar
  2. Te súper entiendo. Creo que los celos (o mejor dicho, en mi caso, la posesión) me MATAN. Y es una de las cosas que más odio de mí; por más que intente controlarlos, me es inevitable. Pero bueno, a veces hay que aprender a mejorarlos. Probablemente nunca saquemos de nosotras este defecto, pero lo que sí podemos hacer es disminuirlo y dejar de preocuparnos tanto. Jajaj, Mara, tenés la posta. Nos vimos en Pinamar, nos hablamos por blog, nos tenemos en face, nos vimos en la fiesta de Dai, y no nos tenemos por msn. ¿Cómo es esto! Jajaja, un besito :) cuidate. Si encuentro tu msn te agrego♥

    ResponderEliminar