domingo, 28 de febrero de 2010

Llueven los discos de vinilo.

El verano me agobiaba. Ya había usado y reusado cada salida posbile, y con todos los amigos que podía imaginar. Había llegado tan lejos mi rutina... que hasta pensar en él me ponía aburría. Lo último que había escuchado era que había salido con sus amigos a no-se-done y había tomado no-se-cuanto. Nunca entendi su necesidad de hacerse el increíble... queda mucho más parecido a un tarado.
En cambio, cuando hablábamos a solas, había veces que duaba si realmente era él. Dejaba atrás la linea de lo perfecto.
Cansada de mirar una y otra vez mensajes viejos de mi celular, me levanté de mi cama y fui a hablar con mi mamá. Estaba en la cocina, leyendo el diario y tomando mate. Eso tampoco lo voy a entender: muchas hojas de gran tamaño, en donde hay letritas dimuntas no parece algo que logre,al menos en mí, ganas de leer.
Me senté al lado suyo y me cebé uno. Adoro el mate amargo, y la sensación de calor que invade tu boca. Cuando bajó el diario y me miró me preguntó:
-Te invade el aburrimiento, ¿no?
-¡Cómo me conocés!
-Como si te hubiese tenido nueve meses en mi panza.
-¿No podés darme cosas para hacer?- me arrepentí: seguramente iba a decir que limpiara mi cuarto.
-Podrías ordenar tu habitación- Dios, como la conozco, y eso que no la tuve en la panza.
-No, en serio te digo.
-Dejame pensar- y bajó la vista al diario... pero sus ojos no se movian. Luego de un rato dijo- ¿te interesan los discos de vinilo?- Tengo que admitir que me sorprendió.
-Sí, obvio, vos me criaste escuchando bandas de esa época.
-Bueno, veni.
Se levantó y empezó a caminar hasta llegar al armario en donde guardábamos mis juguetes de cuando era chica, la tabla de planchar y un montón de cajas de las que nunca supe nada. Aparentemente eran de mi mamá, ya que las agarró, les sacó el polvo (o parte de él) y las abrió. Adentro había grandes pilas de discos de vinilo. Eran hermosos. Cada centro tenía un color distinto, y todos eran de las mejores bandas del mundo.
-Puedo darte algunos y podés hacer lo que quieras con ellos- me dijo.
La idea me entusiasmó tanto, que estuvimos toda la tarde viéndolos, y al final del día tenía una caja para mí solita.




(Nota de autor): no tiene mucho sentido la historia, pero me gusta.

sábado, 13 de febrero de 2010

:D

Ayer, viernes, tuve uno de los mejores días en MUCHO tiempo. POR FIN, después de casi un año, conocí a Dai y a Ine. Yo, por lo menos, la pasé genial, y espero que ustedes también.
Esperar tanto valió la pena y la tarde fue lo mejor. Mc, helados, Pump It, autos, bateria (ok, Ine y yo somos malas, lo admito), ropa y ustedes. Son increíbles, divertidas y todo lo bueno que se me puede ocurrir. Gracias por todo, las amo mucho.

domingo, 7 de febrero de 2010

El vocabulario de las relaciones.

  • No es tu culpa = Sí! es tu culpa, la relación se fue al carajo por tu enterísima culpa.
  • Necesito estar solo/a un tiempo = están todos buenos/as, y vos te estás metiendo en el medio.
  • Necesitamos ver a otras personas = JÁ! tarde, ya lo estoy haciendo.
  • Sos increíble, divertido/a, lindo/a, dulce... pero necesito algo más = que REALMENTE, seas todas esas cosas.
  • Lo mejor es tomarnos un tiempo... y ver que pasa = Ese tiempo va a ser toda mi vida...
  • Ahora estoy en un momento difìcil, cuando crea que puedo tener una relación, hablamos= esperá sentado... o acostado, es lo mismo.
  • No te merezco = me aburriste.
  • Estoy confundido = , confundido las bolas, simplemente me cansaste.
  • Somos muy diferentes = tu música, tu ropa, tus chistes, y TU "vos" me van a volver un vegetal.
  • Creeme que me duele más a mí que a vos = ... (?
  • Te veo como un hermano/a = sos un/a inútil.
  • Estoy con mucho estudio/trabajo = HASTA ESO me entretiene más que vos.

Yo no se si es el fucking San Valentin, o qué, pero estoy creyendo MUCHÍSIMO más en estos clásicos chamuyos. Obvio, hay veces que es cierto, pero en el 99,99% NO, y solo quieren sacarte de encima, como si fueras un peso más.
Los dos, el que lo dice y al que le están cortando, saben que es mentira, pero, supongo que amortigua el golpe.