miércoles, 12 de agosto de 2009

Perder.

Definitivamente, los humanos no estamos entrenados para perder. Nos duele, nos enoja, no lo entendemos. Perder a una persona es sentir que nos caemos, es quedarse ciego y perder la conciencia. Es desmayarse, quedar sordo, estar estático parado en un mundo dinámico. ¿cómo puede ser que te sacaron a alguien de tu vida y la gente camina, ajena a tu dolor y al de otros, vive, ríe, ¿cómo pueden reír? ¿cómo les sale?. Sentís mil cosas a la vez, todo, menos lógica, crees que se te olvidó caminar, pero mágicamente podés hacerlo. Pero...¿y el dolor?¿qué hacés con tu dolor? tarde o temprano llorás, dejando en cada lágrima palabras, insultos, todo. Cuesta tanto pensar que ese alguien no va a hablarte más, no vas a llamarlo ni verlo nunca más. Sólo te quedan sus recuerdos, esos que entre lágrimas te hacen reir, y mezclás salado con sonrisas. Total, es lo único que te queda, tenés que aprovecharlo, son esos momentos y tradiciones que tenías con esa persona, que nunca vas a poder dejar de recordar, y esa, es la mejor forma de pasar el mal momento.

1 comentario:

  1. Hermoso mara!!... Genia!. Me encanta como escribis, las ideas son lo mejor y los sentimientos.. Wuua! te Quiero mucho, y segui escribiendo cosas nuevas. De las màs lindas y tiernas.
    Beso!

    ResponderEliminar