lunes, 10 de agosto de 2009

Libertad Condicional.

A veces me siento presa. Termina el recreo y de nuevo a la celda. Los carceleros son los libros, y la llave, mi preciado e imposible diciembre. Es algo desesperante pensar que terminaste con un gran montón de tarea y, a tu costado, hay otra pila llena de estudio. Ocho, diez, veinticuatro horas de sueño no alcanzan, mi deseo es dormir hasta el 6 del último mes del año. Despertar me aterra, porque sé que me esperan, al menos, dos materias distintas a las que tengo que dedicarles parte de mi tiempo, y eso, justamente, es lo que me falta. Si no tengo instituto, ocupo al rededor de esas tres horas en hacer la tarea que éste demanda, que es mucha. Eso, multiplicado por tres más la tarea de la escuela es igual a horror. Lo acepto, yo me sobreexigo, pero mi felicidad al saber mis notas supera al cansancio y la condena al menos por una hora. No voy a dejar todo a medio camino, es decir, me comprometí a entrar y, en lo posible, pienso hacerlo, cueste lo que cueste. Esto no quiere decir que VOY A ENTRAR, sólo voy a dar lo mejor de mi para hacerlo. Claro que, si nueve meses de mucho estudio y poco descanso, un desequilibrio enorme para mi balanza biológica, dan como resultado un "no entraste", me da un ataque. Me enoja, no, me indigna, bah, las dos cosas, esos chicos que hacen el ingreso, se esfueran al 1% y mienten diciendo que estuvieron toda la tarde estudiando (nótese que 30 minutos no es toda una tarde). Y, como si esto fuese poco,no llevan tarea al colegio diciendo que no las dio el tiempo. Está bien, Pinocho, seguí así que ta va a ir bien. Quiero aclarar que yo no estudio 20 horas diarias, y simplemente porque no me daría la energía, pero intento hacer lo mejor que puedo.
Siguiendo con lo importante, quedan cuatro meses de estudio y me parece que, aunque los días pasan, el calendario no se altera. Diciembre me parece una ilusión, una gran mentira, sin embargo, es la más hermosa y buscada por los mil pibes del ingreso y yo. El último parcial es el más anhelado y el conteo final lo más esperado.
El día que todo termine, ahí, voy a cumplir mi condena, y voy a ser libre.

2 comentarios:

  1. A ver por qué decís que te DEPRIMÍS viendo tu blog? sos una bobita. y si te hace sentir mejor, yo tengo que pasar todos los días de la semana encerrada 8 hs en mi propia y personalizada cárcel llamada liceo francés. además tengo 12 materias diferentes, con 12 diferentes profesores que piensan que SU materia es la única y la más importante, y que tenemos que dar lo mejor de nosotros al 100%. qué onda se piensan que no tenemos una vida afuera? nosé. y además de todo eso, se le suma que martes y jueves voy a inglés 2 hs y llego a mi casa 8.30 pm! Lindo, no? pero bue, no te voy a aburrir con mis cosas, solo quiero que te des cuenta que hay cosas peores, y además yo sé que vos ponés lo mejor de vos para el ingreso, y que es SEGURO que lo vas a pasar. un 97 en matemáticas no existe si no te esforzás y estudiás para rendir bien, no se puede. y no me vengas con la historieta de que es fácil porque no para todos lo es, te quedó clarito mi vida? mara, al final todo vale la pena, y hoy por ejemplo, sentí más que nunca que la frustración me sobrepasa, que hago mis trabajos y me paso horas frente a la hoja de papel para escribir redacciones, hacer ejercicios y otras cosas y nadie lo valora -con nadie me refiero a mis profesores-. pero bue, no sé.
    te amo y ojalá cuando me conecte te encuentre. suerte en el velasco señoritaaaa, un beso para tí.

    ResponderEliminar