domingo, 5 de julio de 2009

Homo Sapiens Sapiens

Hoy voy a hablar de lo que llamamos "humanos". Primero que nada, aclaro que de éstos quedan unos pocos, que muchos habitantes del planeta no tienen humanidad. Muchos de ustedes (las dos o tres personas que lean esto) asocian esto automáticamente con Bush, Menem y todos eso que, aunque son un desastre y me dan verguenza ajena, no son los únicos, están en todos lados. Veamos:
La persona que ve a una arañita (que quede claro el diminutivo) empieza a dar alaridos desesperados y busca cualquier cosa, cuanto más dura mejor, para matarla, ¿no ves que te tiene más miedo que vos a ella? ¿que su minúsculo tamaño le impide comerte vivo?. ¿Te gustaría que venga un gigante y te aplaste con un zapato? imagino que no, entonces, ¡NO LO HAGAS!. Peor es la persona que masacra hormigas por puro placer, o el que caza animales para exponer sus cabezas en el comedor de su casa, ¡qué lindo comer y tener los colmillos de un elefante atrás! ¿lo usás de apoyabrazos?.
Dejando de lado los ejemplos recién nombrados, pasemos a la relación "hombre"-naturaleza, en donde encontramos a una gama de seres -DIVINOS, por cierto- que tiran la basura al piso, como si el suelo fuera una gran basurero, y se justifican pensando "bah, es sólo uno, no hace nada", y no mi amor, si todos pensaramos como lo hacés vos, si todo tuvieramos tu cerebro diminuto, terminaríamos nadando en basura en aproximadamente dos meses. !Ah!, y que derrochen agua me saca totalmente.
Llegando a la última parada en cuanto a relaciones, nos cruzamos con la peor y más complicada de todas: la relación entre nosotros mismos. Lo digo con total objetividad: DA ASCO. No paramos de tratar mal al otro, de menospreciar, de criticar, o de intentar ser mejor que el otro. Estoy cansada de ver en todos lados la misma actitud de " yo yo yo yo, el otro que se cague", o que las personas sean realmente hipócritas, quedando mal con todos por intentar quedar bien. El problema de todo esto no son esos engendros que desatan en mí pensamientos asesinos, sino que los demás se callan y los dejan ser libres y detestables, pero libres al fin. ¿Cuesta tanto tener un poquito de sentido común y dejar ser al otro lo que él quiera? Con esto el mundo no va a explotar, los que vamos a explotar vamos a ser nosotros porque vamos a terminar siendo unos egoístas y sin razón.
Y de a poco, en silencio, somos cada vez menos humanos, perdemos el privilegio de ser los únicos animales racionales para volver a ser monos, perdemos todo sentido de la humanidad.

2 comentarios: